miércoles, 9 de octubre de 2013

Por amor a la música: Ozzy Osbourne "No Rest For The Wicked" (1988)



Llego mi turno en "Por amor a la música" y con la clave en esta ronda de proponer un músico productor o productor-músico. Esta clave, a priori, puede parecer sencilla, pero de eso nada colegas. Mi experiencia personal en esta ronda la podría definir como apabullante, por un lado y enriquecedora por otro. Apabullante, pues descubres que por mucho que creas saber sobre historias de la música rock siempre es mas, mucho mas lo que no conoces. Y enriquecedora porque en cierto modo te obliga a escuchar músicas nuevas, desconocidas así como conocer datos de la vida y obras de personajes influyentes y desconocidos, hasta el momento, de la historia de la música rock.

Dejandome de rollos voy directo a mi propuesta de esta semana y no es otro que el afamado productor Keith Olsen, productor con un pasado como músico que detallare mas adelante.

Keith Olsen es uno de los productores musicales mas prolíficos y con mayores éxitos en su haber de la segunda mitad del siglo XX. Las cifras apabullan, la verdad, cerca de 200 producciones llevan su nombre, mas de 110 millones de trabajos vendidos, 45 discos de oro o platino y seis premios Grammy, ahí es nada. Nació en Sioux Falls, Dakota del Sur para mas tarde ir con su familia a vivir a Wayzata, Minneapolis. Desde muy temprana edad ya mostró interés por todo tipo de estilos musicales, desde música clásica a todo los géneros que se daban por entonces, pop, rock, jazz. desde jovencito empezó a tocar el bajo y adquirir conocimientos básicos de como realizar grabaciones con diversas bandas locales de Minneapolis.

Pero su introducción real dentro del arte de la producción vino cuando conoce, a finales de la década de los 60, a Curt Boettcher, uno de los padres del sonido pop y psicodélico de mediados de los 60 en los States. Fue el mismo Boettcher quien le puso en contacto, posteriormente con el gran Brian Wilson, de los Beach Boys, introduciendole en el ambiente musical de L.A. A pesar de que entonces esta tocando el bajo en la banda "The Music Machine" y estaban disfrutando de su mayor éxito con el single "Talk Talk" el tenia claro claro que lo suyo era la producción y que se quería dedicar a ello. Keith Olsen toco con la banda "The Music Machine" entre los años 1965 y 1967 y su estilo se podía considerar como garaje/rock/psicodelico.



Olsen obtuvo un trabajo como ingeniero de sonido en los míticos Sound City de los Angeles (si, los del magnifico documental de Dave Grohl "Reel to Reel") donde pudo empezar a desarrollar todas sus ideas y conocimientos musicales. Asi es como trabaja con varias bandas de lo L.A. entre ellas una banda llamada Fritz, de la cual, como consecuencia de su disolución, en 1971, surgió un dúo compuesto por Lindsey Buckingham y Stevie Nicks, con los cuales grabo una demos que mas tarde les ayudo a fichar por Polydor. estamos en 1973 y Olsen les produjo su primer trabajo, el disco se llamaba como el grupo "Buckingham Nicks" y fue un gran éxito en los ambientes underground de Los Angeles, si bien, la compañía Polydor maltrato este trabajo, no dándole relevancia alguna.

Stevie Nicks, increible
Olsen comenzaba ha hacerse un nombre en los ambientes musicales de L.A. y así es como toma contacto con Mick Fleetwood, batería de Fleetwood Mac, que en 1974 estaba preparando su nuevo disco en los estudios Sound City y encima estaban buscando guitarrista. Mick Fleetwood quedo prendado de la guitarra de Lindsey Buckingham, escuchando una grabación del tema "Frozen Love". Las circunstancias de como Buckingham y Nicks acabaron en Fleetwood Mac se explican de maravilla en el documental antes citado de Dave Grohl "Reel To Reel". El productor de ese nuevo disco de Fleetwood Mac llamado como el mismo grupo "Fleetwood Mac" fue el propio Keith Olsen y el resultado fue uno de los mayores éxitos de la historia de la música rock, poniendo de paso a Keith Olsen en un altar musical y dando comienzo a un a carrera espectacular que le hizo estar en la cumbre durante las décadas de los 70´s, 80´s y 90´s.

A lo largo de estos mas de 30 años ha colaborado con artistas como Grateful Dead, Bob Weir, Eddie Money, EL&P, Rick Springfield, REO Speedwagon, Pat Benatar,Heart, Santana, Jethro Tull, Scorpions, 38 Special, Sammy Hagar, Whitesnake, Foreigner, Journey y muchos mas, así como en varias BSO de películas como Footloose, Flashdance, Tron y Top Gun.

Hacia finales de los 90 dejo un poco de lado, sin abandonarla, su faceta como productor dedicándose mas a la investigación e ingeniería de los sonidos, algo a lo que se dedico durante toda su vida de forma paralela a la de productor, así como a la publicidad. Sin duda se puede considerar a Keith Olsen como uno de los artífices del llamado sonido americano de los 70´s y 80´s, un sonido a veces denostado por determinada critica purista pero de amplia aceptación entre los aficionados de esas décadas, de hecho era la música de mayores éxitos tanto en listas como en ventas.

Y mi elección relacionada con Keith Olsen no es otra que el disco de Ozzy Osbourne "No Rest For The Wicked", disco publicado en 1988, producido por Keith Olsen junto con Roy Thomas Baker y que supuso el debut con el Madman del gran Zakk Wilde, uno de mis guitarristas favoritos desde que escuche las primeras notas de este gran y olvidado trabajo de Ozzy y cía.
Keith Olsen y Ozzy
Nos encontramos con un Ozzy, que en 1987 fue abandonado por Jake E. Lee por desavenencias musicales y a saber porque mas, después de dos trabajos de gran éxito comercial como fueron "Bark at the Moon" y "The Ultimate Sin" pero con criticas no muy favorables de los fans del madman que le reclamaban algo mas "Sabbath". En esas es como sorprende a todo el mundo anunciando la contratación a la guitarra de un autentico desconocido, un larguirucho rubio de 21 años que respondía al nombre de Zakk Wilde sin experiencia previa en bandas de renombre. El resto de la banda son Randy Castillo a la batería y el gran Bob Daisley, que regresaba con Ozzy, al bajo, vamos una base rítmica excelente. Además al incorporar a Daisley se apuntaba un tanto a nivel de compositivo como letrístico. Lastima que después de la grabación del disco no continuase con la banda siendo sustituido para la gira por el mismísimo Geezer Butler, bajista original de Black Sabbath.  Lo que hizo Daisley en los 80´s es de un mérito increíble, siempre participando desde la sombra en grandes éxitos de grupos como Rainbow, Gary Moore, Uriah Heep y algunos mas.

las canciones de este trabajo son:

Miracle man: Inicio arrollador donde desde un principio zakk wilde deja claro que pese a no tener experiencia con bandas de renombre, si madman le ha elegido para su banda es porque es un FUCKIN GUITAR HERO así, con mayúsculas, sucesiones de riffs, punteos vertiginosos me hicieron descubrir una nueva forma de tocar la guitarra, me encantaría tener conceptos musicales para poder nombrar de forma adecuada los efectos de este hombre que me hicieron volverme majara con su forma de tocar la guitarra. Como curiosidad destacar que esta canción esta dedicada, como una puya hiriente e irónica, a un teleevangelista llamado Jimmy Swaggart, critico con Ozzy y que fue pillado en un "turbio" asunto de prostitución.


Devil's daughter: Una de mis canciones favoritas de toda la discografía del madman, tema duro, directo, con un Wilde arrollador, vaya riff se nos marca y un solo frenético. Increíblemente para mi no se convirtió en un clásico de su discografía, pocos temas tiene tan potentes, la verdad.



Crazy babies: Se nota la mano de Daisley, es el tema más rockero de todo el disco. Coros femeninos y una forma guasona de cantarlo por parte de ozzy, bastante cachondo, la verdad.



Breaking all the rules: El tema más flojo del disco, no por ello es malo. El único tema que da la sensación de ser de relleno.



Bloodbath in paradise: Primero de los dos temas más "sabbath" que nos podemos encontrar en este trabajo. Perfecta ambientación e intro de teclados para dar paso a un riff brutal de wilde. Tema rápido y típico aire sabbath. Otra canción que no entiendo como es un clásico en la discografía de Ozzy.



Fire in the sky: Segundo de los temas "sabbath" a los que me refería anteriormente. Medio tiempo demasiado suavizado por la producción ochentera de olsen y cía. Estupendo tema de todas formas que ganaba muchísimo en directo.



Tattoed dancer: Increíble canción, rápida, dura que nos muestra a todo el grupo al máximo nivel. Ozzy cantando como nunca, Zakk desatado y la base rítmica una locomotora desbocada que nos llevan al punto álgido de este trabajo.



Demon alcohol: Otro tema rápido, donde Ozzy nos muestra que durante ciertos años si fue un buen cantante, Wilde sigue a lo suyo en este tema, completamente desatado, elaborando riffs vertiginosos y la base rítmica llevadores tanto a Ozzy como a Wilde en volandas.



Resumiendo, un trabajo muy bueno, de lo mejor de la discográfica del madman, pero injustamente olvidado, según mi criterio. La producción es exquisita, perfectamente realizada, combina la dureza de una banda como la de Ozzy con aquel sonido comercial de finales de los 80, dando protagonismo a u Ozzy en perfecto estado de forma y a un debutante, Zakk Wilde, tremendo a la guitarra, que acabaría por consagrarse definitivamente en el siguiente trabajo de Ozzy "No More Tears" y permanecería con Ozzy durante los próximos 22 años (ahí es nada) desarrollando de forma paralela una envidiable carrera en solitario y/o con Black Label Society, pero esa es otra historia amigos.


7 comentarios:

  1. Joder me lo has puesto difícil. gran parte de mis grupos y artistas favoritos han estado con Olsen . No se ni como comenzar o escoger . El de Ozzy es una excelente elección aún cuando se sale de mi palo más habiotual pero he de reconocer que es un fenomenal disco. Grandisima elección

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno, bueno, qué decir colega Josi?, te lo has currado de la leche con Olsen!! Impresionante amigo!. Ahora me toca 'sudar' a mí porque, a pesar de conocer a todas estas bandas, hace siglos que no escucho a Fleetwood Mac, Heart, etc,... pero bueno, ya sabes, este stress se convierte luego en conocimiento y disfrute pues en mi caso no he parado de escuchar a Emmylou Harris desde que le hice el post.

    Con respecto al disco del Madman, hace tanto que no lo escucho que me he tenido que poner casi todos tus videos para recordarlo. Muy 80's, sí señor, pero Zakk no pudo venirle mejor a Ozzy, más claro el agua!!!

    Enhorabuena!, vamos a ver que nos sale, je,je,je.

    ResponderEliminar
  3. Keith Olsen! Muy bien amigo...Este disco de Ozzy me encanta. Se nota que te gusta en+l trabajo del de Dakota! Un gran post,si señor.Me vas hacer sudar como a Pupilo para poder como minimo marcarme un post convincente.
    A+
    Tsi/Forrest

    ResponderEliminar
  4. Animo amigos, el abanico de posibilidades es amplio y todos tenemos algo de musica de este señor en casa aunque no lo sepamos. El sudor y el stress cambia de blog segun de quien sea el turno ja, ja, ja, consecuencia de las vueltas de tuerca de Mr. Forrest ja, ja, ja, saludos a todos.

    ResponderEliminar
  5. Vaya!!!, ni idea de Kate Olsen, pero me pongo manos a la obra, si que tendrás razón en eso de que esta ronda es enriquecedora. No conozco este disco de Ozzy, más bien casi ninguno, aunque se de un amigo que le gustara mucho esta reseña y el disco, se la pasaré. Un gran post, y un señor que parece ser que tiene una carrera considerable a sus espaldas. Me he despistado con el juego, mañana lo lanzo. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Randy Castillo dónde vas sin bateríaaaaa!! Buena elección Josi, a mí me ha molado mucho.
    El "madman" y yo no somos muy amigos. No me gustaba mucho en Sabbath osea que en solitario menos, y esta época tampoco es que me seduzca mucho... Eso sí, si Zakk Wilde toca la guitarra, hay que escucharlo. Aunque sea solo por eso.

    ResponderEliminar
  7. Quantum Binary Signals

    Get professional trading signals sent to your mobile phone every day.

    Start following our trades NOW & profit up to 270% daily.

    ResponderEliminar